Guía de la diabetes

Diabetes gestacional

La Diabetes Gestacional se caracteriza por la intolerancia a los hidratos de carbono y por el aumento de glucosa en sangre durante el embarazo.

Cuando el embarazo avanza las necesidades de insulina aumentan (para utilizar correctamente los hidratos de carbono obteniendo de éstos la energía necesaria para realizar todas las funciones vitales). Cuando el páncreas empieza a fallar en la producción de insulina, los niveles de glucosa en sangre aumentan apareciendo la Diabetes Gestacional.

El porcentaje de mujeres que la padecen oscila entre el 2% o el 5% de los embarazos, es más frecuente en los casos de mujeres mayores de treinta años, con antecedentes de diabetes tipo II en la familia combinado con obesidad de la gestante, embarazos anteriores con diabetes gestacional, problemas en embarazos previos: macrosomía fetal, antecedentes de mortalidad o malformación fetal en embarazos anteriores, la hipertensión arterial, el tabaquismo.

Como en la diabetes pregestacional, será de vital importancia normalizar la glucosa en sangre durante el embarazo. Para ello los autocontroles de glucosa en sangre, la dieta, las pruebas que prescriba el especialista serán fundamentales.

La hiperglucemia materna provoca hiperglucemia fetal, originando hiperinsulinemia en el feto, que después del parto podrá traducirse en episodios de hipoglucemia (bajada de glucosa en sangre por debajo de los 60 mg/dL). Si la hiperglucemia de la madre no se controla (es un indicador si después de las comidas hay hiperglucemias) el feto puede presentar macrosomía, o ser causa de muerte fetal.

Para detectar la Diabetes Gestacional se realizará la prueba de O’ sullivan en las semanas 24 y 28 del embarazo, ya que no hay síntomas que indiquen su aparición.
El Tes consiste en la ingesta oral de 50 g. de glucosa y la prueba de determinación de glucosa una hora después, si el resultado es de 140 mg/100mL o superior, se realizará una prueba más precisa la SOG (sobrecarga oral de glucosa): se administran100 g. de glucosa en inicio y cada hora durante tres horas. El resultado de la prueba no debe superar los 95, 180, 155 y 140 mg/dL cuando uno o más valores son superiores se ratifica el diagnóstico de la Diabetes Gestacional.

Durante el embarazo la glucemia en ayunas no debe ser inferior a 50 mg/dL ni superar los 95 mg/dL, después de las comidas no deberá ser superior a los 140 mg/dL una hora después de comer y dos horas después de comer se recomienda obtener los 120 mg/dL.

La Hba1c (hemoglobina glicosilada) debe ser inferior al 7% y no debe aparecer cetonuria en ayunas. Se aconsejará el tratamiento con insulina si aparece la macrosomía fetal o no se logra un buen control glicémico.

Las pruebas que se indican en la Diabetes Pregestacional, son las recomendadas en la Diabetes Gestacional.

El parto podrá ser natural, no siempre se llegará a término con una cesárea programada,
igualmente en los embarazos de diabetes Tipo I y II.La lactancia natural, si la madre lo desea, tampoco ha de ser descartada.

La aparición de la Diabetes Gestacional puede constituir un indicador de riesgo para padecer la Diabetes Tipo II, cuidar la alimentación e incluir el ejercicio en nuestros hábitos de vida podrán retrasar su aparición.