Guía de la diabetes

La sexualidad

La sexualidad en las personas con diabetes es un tema que reviste especial atención, ya que por una parte existen mitos y falsas creencias sobre la enfermedad.
Se puede ver afectadas las relaciones de pareja por algunas de las complicaciones crónicas propias de la diabetes mal controlada como son la neuropatía del aparato genitourinario o las lesiones vasculares, la disfunción eréctil,  pero también factores psicológicos y socioculturales pueden causar limitaciones.
Los propios trastornos orgánicos pueden empeorarse por temores y escasos conocimientos sobre la sexualidad.

Trastornos de la función sexual masculina en la diabetes

Es relativamente frecuente que hombres con diabetes tipo 2 con disfunción sexual eréctil o disminución de la libido, tengan un descontrol glucémico importante, este es  el causante de las complicaciones, lograr prevenirlas a través de un buen control glucémico será nuestro el objetivo.

En la medida que aumenta la edad en el hombre con diabetes, es también mayor la posibilidad de que la disfunción sexual sea de causa orgánica. Una historia de pérdida gradual de la erección en individuos que no presentan erecciones matinales y erecciones nocturnas, aunque mantengan el deseo sexual conservado puede ser un indicador de un posible origen orgánico. En esta situación es importante derivar al paciente a una consulta especializada de andrología y sexología que permita realizar los estudios neurofisiológicos y hemodinámicos correspondientes para una adecuada precisión diagnóstica y terapéutica.

Otra de las situaciones que puede enfrentar un paciente con diabetes mellitus de largo tiempo de evolución es la eyaculación retrógrada por un origen neuropático, que aunque no acompaña a la disfunción sexual eréctil puede representar una importante causa de infertilidad. La disminución en el volumen del eyaculado o la aneyaculación se han encontrado en grupos de hombres con diabetes, no así la eyaculación precoz, que no guarda relación con la enfermedad.

También se debe tener presente que enfermos con diabetes tipo 1 o tipo 2 de larga evolución pueden padecer complicaciones como la hipertensión arterial o la cardiopatía coronaria isquémica y el empleo de medicamentos hipotensores, diuréticos, bloqueadores beta, entre otros, pueden aumentar la disfunción eréctil, aunque también puede mejorar y aliviar síntomas del paciente como la angina y en ese sentido mejorar el estado anímico del paciente, así como su deseo y desempeño sexual.

Existen hoy en día medicación oral efectiva como son los inhibidores de la fosfodiesterasa para tratar la disfunción sexual, así como fármacos de empleo intracavernoso, dispositivos mecánicos y aparatos de vacio e implantes de prótesis quirúrgicas que pueden llegar a solucionar el trastorno masculino.

Trastornos de la función sexual femenina relacionados con la diabetes

En la práctica clínica se diagnostican con mucha menor frecuencia los trastornos relacionados con la sexualidad en las mujeres con diabetes y los estudios sobre estos problemas son en realidad escasos.

  • La mujer premenopaúsica con diabetes Tipo I:
    – No tiene mayor incremento de los problemas sexuales.
  • La mujer premenopaúsica con diabetes Tipo II:
    – Se detectan más problemas: menos deseo sexual, dificultad para la lubricación, alcanzar el orgasmo, mayor incidencia de dolor y menor satisfacción.

Mujeres con anorgasmia o disminución de la libido no lo refieren por prejuicios o inhibiciones y tampoco los clínicos interrogan con frecuencia sobre estos trastornos con la excepción de los especialistas de las consultas de sexología.

Las mujeres con diabetes mellitus Tipo I en etapa reproductiva no manifiestan mayor frecuencia de trastornos sexuales que las mujeres de igual edad sin diabetes, en cambio, si se ha señalado una mayor proporción de trastornos relacionados con la sexualidad en mujeres con diabetes Tipo II.

Se han informado una mayor frecuencia de pérdida o disminución del deseo sexual, pérdida de la lubricación vaginal, dolor durante el coito y anorgasmia en las pacientes con diabetes Tipo II cuando se comparan con mujeres en edades similares sin diabetes. La propia pérdida de la lubricación vaginal y la pérdida de la elasticidad en los tejidos vaginales se relacionan con los cambios menopáusicos y quizás estos cambios sean los que justifiquen la coitalgia que se señalan en las mujeres con diabetes Tipo II, que es una enfermedad que se inicia ya en la mujer madura próxima o en la menopausia.

La falta de lubricación vaginal o una lubricación insuficiente ocurre con frecuencia en la perimenopausia y se ha observado con relativa frecuencia en las mujeres con diabetes Tipo II:

– Incremento Del Dolor, las mujeres con diabetes Tipo II suelen ser  más mayores que las mujeres con diabetes Tipo I.
– Con la edad se produce una disminución en la elasticidad y la lubricación, esto produce incomodidad y hace las relaciones sexuales molestas.

Cómo se puede tratar este problema: La terapia de reemplazo de estrógenos puede revertir los efectos de la menopausia.

– Sin una lubricación adecuada que acompañe a la fase de excitación y que facilite una mayor distensión vaginal no se alcanza una relación sexual satisfactoria, ya que el coito puede ser irritante y doloroso tanto para la mujer como para el hombre. Muchas parejas de edad mediana en nuestro medio no están suficientemente informadas del empleo de lubricantes para facilitar la penetración y lograr un coito satisfactorio. En no pocas ocasiones orientar el empleo de un lubricante hidrosoluble puede resultar suficiente para resolver una coitalgia o una simple irritación vaginal. Es recomendable el empleo de lubricantes en forma de gel o con base de agua, no así los de base oleosa que no se recomiendan, ya que se mantienen más tiempo sin absorberse y pueden facilitar la presencia de disbacteriosis e infecciones. Los médicos que atienden a mujeres con diabetes de edad mediana deben interrogar sobre estos aspectos para prevenir este trastorno en la lubricación y en alcanzar un coito satisfactorio.

– Otro de los aspectos a tener en cuenta son las infecciones vaginales, que se acompañan habitualmente de leucorrea con olores desagradables y crea en las mujeres gran desasosiego y preocupación. Las infecciones por hongos levaduriformes o moniliasis son frecuentes en las mujeres con diabetes y guardan una estrecha relación con el descontrol en los niveles glucémicos y la hiperglucemia, y a su vez establece un circulo vicioso con la sepsis vaginal y hace más resistente su respuesta al tratamiento.
El exceso de aseo de los genitales con empleo de duchas vaginales es causa de afectación en la flora nomal de la vagina y en crea el terreno propicio para las infecciones de tipo moniliásicas. La mejor prevención de este tipo de sepsis vaginal se logra con un buen control glucémico.

– La pérdida o disminución en el deseo sexual está presente en las mujeres que tienen descontrol glucémico, con incremento en la poliuria y pérdida de electrolitos por vía urinaria, lo cual se acompaña de debilidad muscular y cansancio fácil. Con una libido disminuida es muy factible que se presente la incapacidad de alcanzar un orgasmo satisfactorio, aunque también puede verse pacientes con el deseo sexual conservado que no llegan a lograr un orgasmo satisfactorio.

– Si no se comprueba un descontrol metabólico importante o una sepsis urogenital se hace imprescindible la consulta con un terapeuta sexual que pueda orientar a la pareja sobre las causales de la anorgasmia.

– El componente de una autoestima baja que puede acompañar a una mujer en edad mediana, próxima al climaterio y que padece diabetes mellitus, resulta con relativa frecuencia en el principal factor desencadenante de una disminución en el deseo sexual o incluso de una anorgasmia. Una adecuada orientación a la mujer y a su pareja puede ser de mucha ayuda y de orientación para solucionar el trastorno.

PROBLEMAS MÁS FRECUENTES EN LA MUJER CON UNA DIABETES  MAL CONTROLADA:

  • Lubricación insuficiente:

– Se produce una disminución, durante la excitación, la expansión de la vagina disminye, el resultado puede ser dolor e irritación.
Posible solución: utilización de lubricantes a base de agua, ya que son absorbidos y no ayudarán al crecimiento de bacterias (como los de aceites). también y dependiendo del consejo de nuestro ginecólogo pueden utilizarse geles lubricantes.

  • Incapacidad de alcanzar el orgasmo:

– Un tercio de las mujeres, con y sin diabetes, tienen dificultades, el tener diabetes no es una causa directa, la falta de lubricación puede contribuir, ya que causa dolor y esto altera nuestra capacidad de respuesta.
unos niveles altos de azúcar en sangre pueden causar fatiga lo que se traduce en falta de deseo.
Posible solución: mantener un buen control de azúcar en sangre.

  • Infecciones vaginales:

         Los niveles altos de azúcar en sangre producen con más frecuencia las infecciones vaginales.
Algunas mujeres sienten que sus genitales no están limpios, debido a factores sociales o culturales. a veces la publicidad de compresas ayuda a fomentar este pensamiento.
Posible solución: los niveles de glucosa en sangre bien controlados ayudan a evitar las infecciones vaginales.

  • Hipoglucemia:

Esta es una preocupación que hace que algunas mujeres no disfruten de sus relaciones. En estudios consultados se concluía con que a pesar de que la actividad sexual reduce los niveles de glucosa durante el sexo no era la causa de las hipoglucemias.
Posible solución: hacer controles de glucemia para comprobar que los niveles de azúcar en sangre son los adecuados y después de la actividad sexual comprobar que todo marcha adecuadamente.

Aspectos psicológicos que pueden afectar a nuestra sexualidad

  • Stress
  • Sentimiento de rabia, frustración…
  • Depresión,
  • Problemas de autoestima,
  • Auto imagen distorsionada,
  • Miedo a no ser aceptado por la pareja…

Conclusiones:

  1. Los trastornos de la sexualidad en la diabetes mellitus pueden ser de relativa frecuencia en hombres y mujeres con la enfermedad y aunque se identifican situaciones y complicaciones que pueden influir negativamente sobre el deseo y la relación sexual, existen mitos y componentes psicológicos que deben identificarse por los facultativos para que puedan ayudar y orientar a recuperar una sexualidad sana y satisfactoria.
  2. En el caso de causas orgánicas identificadas existen en la actualidad suficientes alternativas terapéuticas para atenuar o solucionar esos trastornos.
  3. Las necesidades de insulina pueden variar a lo largo del ciclo menstrual, debes aprender como la necesidad de insulina puede verse alterada en las distintas fases del ciclo, analizando tu glucemia capilar podrás observar si se incrementa o no la necesidad de corregir el tratamiento con insulina.
  4. Los anticonceptivos de barrera (preservativo), se utilizarán siempre que se mantengan relaciones sexuales con penetración para evitar el contagio de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).
  5. Es imprescindible para toda mujer con diabetes que quiera quedarse embarazada acudir a una clínica preconcepcional, y comunicarlo al endocrinólogo/a. La HbA1C debe ser de al menos un 6% mg./dl. El control glucémico debe ser muy bueno por lo menos 1 año antes del embarazo y durante el embarazo. Los 3 primeros meses son fundamentales, porque se forman los órganos principales del feto, un buen control glucémico evitará las posibles malformaciones.

Para informaros sobre cualquier tema relacionado con el embarazo deberéis             consultar con vuestro equipo de diabetes o con el centro de planificación
familiar.

UNA VIDA SEXUAL PLACENTERA LLEVA TRABAJO, EL FACTOR MÁS IMPORTANTE PARA UNA RELACIÓN SEXUAL SALUDABLE ES LA COMUNICACIÓN.