Guía de la diabetes

Ejercicio físico

El ejercicio es una parte fundamental en el tratamiento de la diabetes Tipo I ya que mejora la fuerza y la elasticidad muscular, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, retrasa la desmineralización ósea que aparece con el paso del tiempo, ayuda al control del peso y de la Tensión Arterial, aporta mayor bienestar psíquico y tiene además una acción desestresante. Además, favorece la disminución de la glucemia y mejora la sensibilidad a la insulina.

A la hora de hacer ejercicio hay que tener en cuenta las recomendaciones de la ADA. (American Diabetes Association) que podrían ser de ayuda para regular la respuesta glucémica al ejercicio:

  • Control metabólico antes del ejercicio.
  • Evitar el ejercicio si los niveles de glucosa son mayores de 250mg/dl y se presenta cetosis, y tener mucho cuidado si los niveles de glucosa son mayores de 300mg/dl y no hay cetosis.
  • Ingerir más hidratos de carbono si los niveles de glucosa son menores de 100mg/dl.
  • Control de la glucemia antes y después del ejercicio.
    • Identificar cuando es necesario realizar cambios en la dosis de insulina o en la ingesta de alimentos.
    • Conocer la respuesta glucémica a diferentes condiciones del ejercicio.
  • Ingesta de alimentos.
    • Añadir hidratos de carbono según sea necesario, para evitar la hipoglucemia.
    • Deberán estar disponibles alimentos a base de carbohidratos durante y después del ejercicio.

Como norma general para prevenir posibles complicaciones derivadas del ejercicio, hay que controlar los niveles de glucemia capilar antes de realizarlo y atender a las siguientes recomendaciones:

  • Si está entre 100 y 200 iniciar el ejercicio normalmente.
  • Si está entre 70 y 100 tomar alimentos azucarados antes de empezar el ejercicio.
  • Si presenta síntomas de hipoglucemia no empezar.
  • Si está a 250 o más no realizar ejercicio.
  • Si el ejercicio es prolongado hay que tomar un suplemento de hidratos de carbono.

Es importante que el paciente conozca las recomendaciones anteriores pero, al mismo tiempo, debe conocer que los efectos del ejercicio sobre el nivel de glucosa en sangre son los siguientes:

  • Se absorbe más rápidamente la insulina.
  • Aumenta el consumo de glucosa sin aumentar la necesidad de insulina.
  • Después del ejercicio intenso hay mayor riesgo de hipoglucemia.