Últimas noticias

Un proyecto educativo pretende acercar el mundo de la cocina a los diabéticos

Tener diabetes no es ningún impedimento para poder disfrutar de una paella, un rissotto con verduras y setas, una mermelada de frutos rojos o unas peras al cacao. Es algo de lo que pueden disfrutar los más de dos millones de personas que en España padecen esta enfermedad. Éste es el planteamiento de un proyecto educativo pionero para médicos y pacientes donde ciencia, gastronomía y diabetes van de la mano y que, como dice el chef Ferran Adriá, pretende acercar el mundo de la cocina al diabético, haciéndole ver que controlando las cantidades de alimentos puede comer de todo y disfrutar de todos los placeres de la cocina. Es el objetivo clave de la propuesta, desarrollada por la Fundació Alícia, la Fundació Clínic y los laboratorios ESTEVE.

Ferran Adrià, presidente del consejo asesor de la Fundació Alícia lo tiene claro: “quienes sabemos de cocina somos los cocineros. Y el proyecto simplemente consiste en esto. En poner nuestros conocimientos al alcance de la gente en estrecha colaboración con los médicos. El mundo de la diabetes es muy complejo, la alimentación es muy importante para la salud, y la gente debe saber qué puede y qué no puede comer. Y se puede comer de todo. O de casi todo”.

El proyecto “plantea el reto de hacer y mostrar algo nuevo en el ámbito de la dieta. Damos un paso adelante para ayudar a innovar y a investigar nuevas propuestas, una nueva manera de ver la cocina para los enfermos crónicos, de modo que no tengan ninguna limitación, o las menos posibles”.

“Queremos transmitir a las personas con diabetes que pueden y deben comer de todo, siempre y cuando controlen las cantidades de determinados alimentos”, añade la doctora elena Roura, responsable del departamento de Salud y Hábitos Alimentarios de la Fundació Alícia. “Comparado con otras enfermedades, podríamos decir que ser diabético no es lo peor que puede pasar, refiriéndonos a la dieta, ya que las limitaciones o complicaciones a la hora de comer no son tantas como en el caso de algunas alergias o intolerancias graves a alimentos como el huevo, la leche o el gluten, que encuentran en multitud de preparaciones y que dificultan muchísimo realizar una alimentación atractiva y variada o ir tranquilamente a comer a un restaurante”.
Materiales prácticos y visuales
La Fundació Alícia, Fundació Clínic y ESTEVE están creando y desarrollando, tanto para pacientes y sus familias como para médicos, una serie de herramientas educativas y prácticas que permitan, por ejemplo, entender mejor el concepto de las raciones de hidratos de carbono o equivalencias entre alimentos a la vez que a fomentar el uso de la cocina para gestionar mejor su alimentación, reforzando así la adherencia a la dieta prescrita. Según Adrià, “se trata de crear el hábito. Uno debe cocinar sabiendo qué está cocinando. Y es importante entenderlo para luego poder llevarlo a la práctica”.
Además de salvamanteles con imágenes de platos y ejemplos de raciones, también se han empezado a impartir talleres de cocina con recetas sencillas que incluyen tanto la adaptación de platos tradicionales como menús más creativos o de otras culturas. Tal como comenta el doctor Gomis, “la idea es que todos puedan comer lo mismo y que no se tenga que hacer un menú aparte”.

Fundació Alícia

La fundación, creada por la Generalitat de Catalunya y Caixa Manresa, pretende ser una herramienta a través de la cual se logre evitar los actuales problemas de salud relacionados con la alimentación, tanto los causados por los malos hábitos como los causados por enfermedades como la diabetes o la celiaquía, a través de la investigación y la difusión. La organización cuente con  un equipo multidisciplinar de cocineros, científicos y expertos en nutrición y recibe el soporte de cocineros como Ferran Adrià, Carme Ruscalleda, Nandu Juvany, Joan Roca, Carles Gaig y Andoni Luiz Aduriz.